Layer Cake Red Velvet con Frosting de Queso al Batido de Fresa

¡Hola! ¿Qué os parece? Sólo dos días y ya tengo otra receta preparada ¡Estoy cogiendo carrerilla! Que razón teníais, esto engancha y mucho… ¡No se como me lo he pensado tanto para empezar a escribirlo!

Aquí os traigo la segunda receta, una “Layer Cake Red Velvet con Buttercream de Queso al Batido de Fresa”, así tal cual, suena muy rebuscado o muy difícil de hacer, pero es sólo un nombre bonito, en realidad es muy fácil sólo necesita un poco de paciencia.

¿Preparados?

Imagen

La receta de la tarta Red Velvet, creo que la modifiqué partiendo de la base de Joyofbakingpero hace mucho tiempo que la busqué y no me acuerdo exactamente de su origen ¡sorry! La receta del frosting, me la voy inventando, como ya os dije la mantequilla y yo no nos llevamos especialmente bien, así que siempre trato de rebajar la cantidad al máximo y sustituirla por Mascarpone, que es más sano, bueno al menos teóricamente. Por lo que las recetas de las cremas para tartas y cupcakes suelo modificarlas bastante.

Ahora sí ¿Empezamos con el bizcocho?

Ingredientes

ImagenImagenImagen

El colorante que he puesto en el tablón es el que utilicé yo, porque es en pasta y funciona muy bien, pero si queréis obtener un color más vivo, aprovechando la época en la que entramos, podéis comprar el Rojo de Navidad de Wilton ¡Con ese también queda muy bien! Los colorantes de los supermercados no son muy recomendables, principalmente porque es mejor la textura en pasta para dar color a los bizcochos y segundo, yo no sé vosotros, pero a mí siempre me ha dado la sensación de que son 95% agua y el resto… miedo me da pensarlo… Para los que aún os estáis iniciando en este mundo, lo mejor es que os acerqueis a cualquier tienda especializada en este sector, el Mercadona no vale ;), ahora están muy de moda, así que seguro que tenéis una cerca y sino es que no os habéis fijado bien, pero estar está seguro.

Venga, ¡Seguimos!

Procedimiento

1. Preparamos los ingredientes, pesamos, medimos,… es mejor tenerlo todo preparado sino luego puedes provocar un desastre si se te olvida algún componente básico, es un poco aburrido pero a largo plazo vale la pena. De hecho, es quizás el paso más importante, ese junto con el último (¡Comérselo!) Para hacer los pisos es necesario utilizar tres moldes de entre 18 y 24 cm, pero que los tres sean de la misma medida (yo utilicé de 22 cm). Úntalos con mantequilla, no queremos que se nos pegue el bizcocho.

Tamiza la harina, con el cacao y una pizca de sal. El bicarbonato y el vinagre no lo mezcles aún, eso es mejor hacerlo unos segundos antes de incorporarlo a la masa. No olvides poner el horno a precalentar a unos 170ºC.

2. Con el mezclador a velocidad media bate la mantequilla, acuérdate de sacarla de la nevera un poco antes para que esté a temperatura ambiente. Cuando tenga aspecto de pasta, añade el azúcar y espera hasta que se vuelva esponjosa y haya blanqueado. Ahora ya podemos añadir los huevos, pero poco a poco, hasta que la masa sea uniforme y seguidamente la vainilla y el colorante.

Es el momento de mezclar el bicarbonato y el vinagre en un bol aparte ¡Sorpresa!  Todo empezará a hacer burbujitas, ahora parecerá más un experimento de ciencias que una tarta, pero tranquilos es normal. Ya lo puedes incorporar a la masa y mezclarlo bien. Ahora vertemos la buttermilk (leche + limón, eso ya te lo sabes) y la mezcla de harina de manera alternativa, es decir, un poquito de una y un poquito de la otra hasta que no quede producto.

3. Distribuye la masa uniformemente en los tres recipientes ¡Ya los puedes meter en el horno! Recuerda a 170ºC durante entre 50 y 60 minutos, pero siempre ten un palillo a mano y pínchala por el centro, cuando esté lista saldrá limpio.

4. ¡Ya está! Sácala del horno y déjala enfriar, en 10 minutos podrás desmoldarla y luego espera a que se enfríe, puedes comerte las miguitas que han caído del bizcocho, pero a la tarta ¡Ni te acerques!

Imagen

Recorta un poco la base del bizcocho, de tal forma que los tres queden lo más uniformes posible.

¡Vamos a por la receta del frosting!

Ingredientes

Imagen

El Nesquik de fresa es un poco raro, pero yo lo encontré en el supermercado del Corte Inglés, por si os sirve, supongo que en otras grandes superficies también habrá…

Procedimiento

5. Como en el caso anterior ponemos la mantequilla (a temperatura ambiente) en la mezcladora a velocidad media, hasta obtener una textura blandita y esponjosa, entonces añadimos el azúcar poco a poco hasta que observes la masa uniforme ¿no os recuerda ésto al procedimiento de la masa anterior? No tiene nada que ver pero a la vez es muy parecido, bueno seguimos. Ahora añade el Nesquik y a continuación la vainilla y el colorante. Por último, y éste es el paso más importante añade el Mascarpone, con cuidado, despacito que es muy fácil que se corte la masa, así que tómatelo con calma. En cuanto observes una masa uniforme ¡Ya está lista!

6. Como siempre, hazte con una manga pastelera (sirve una bolsa de refrigerados hermética, cortando una esquinita) y ponle la famosa Boquilla 1M de Wilton, esto es opcional, puedes darle tu toque personal decorándola con cualquier otra. Si finalmente decides utilizar la misma que yo, coloca la boquilla en el centro del piso, es decir, de la minitarta y empieza a hacer una especie de espiral hasta cubrir cada base y conseguir los tres pisos. Trata de que se queden igualadas, queremos una tarta, no una Torre de Pisa. ¡Ánimo! Que es fácil.

¡Resumen!

ImagenImagen

¡Ya tenemos la tarta termina! Para rematar la faena, nunca mejor dicho, puedes ponerle unas banderillas con pompones para que quede algo más decorado, pero sino tienes no te preocupes, no pasa nada. Próximamente colgaré un tutorial del making of de esta parte porque se tarda muy poquito y quedan genial para decorar este tipo de tartas o incluso para una mesa dulce.

Imagen

Ahora sí tienes mi permiso para empezar ¡repártela! Me encanta el aspecto de estas tartas al cortarla, pero son muy difíciles de servir, así que paciencia y pulso firme.

Imagen

Imagen

Como ya os dije, para mí todas las tartas tienen un sentido, habréis visto unos cuantos “21” por ahí, lógicamente era para un cumple, el de una buena amiga. Que mejor forma de sorprender a alguien que hacerle esta tarta como regalo, es original, dulce, fácil y para toda la familia (eso último me lo he copiado de alguien ¿no?). Es el regalo perfecto y aunque no puedas mantenerlo de recuerdo (al menos no deberías), siempre quedará en la memoria aquella tarta de los 21 o de los 65… Además ahora mismo FacebookTwitter,… se encarga de guardar esas fotos para la posteridad, no te preocupes. Así que venga anímate y haz una supertarta chulísima para tu mejor amigo, para tu madre (es la que más se lo merece, por lo menos en mi caso por aguantar mi caos en la cocina) o para quien te apetezca.

Ves, siempre hay una razón para todo. Pero sobretodo ¡disfrútala!

Imagen

¡Nos vemos pronto!

Anuncios

14 pensamientos en “Layer Cake Red Velvet con Frosting de Queso al Batido de Fresa

  1. Me encantan las layer cakes, en concreto las naked cakes son preciosas y fáciles de hacer. Sin embargo, lo que más me ha gustado es la forma fresca y divertida de hacer el post, con el paso a paso con las fotos… muy chulo. Un beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s